(BPT) - Es probable que si tiene su automóvil asegurado, cree que cuenta con la cobertura necesaria para usted, su cónyuge y sus hijos adolescentes que conducen. De forma similar, su seguro de propiedad se encargará de los costos de reparación en caso de que revienten las tuberías o se produzca un incendio. Pero ¿qué ocurre si le presentan una demanda judicial?

Si su hijo de 17 años tiene un accidente vehicular que le causó heridas graves a un vecino, o si un niño se lesiona en la piscina del patio, podría encarar una verdadera montaña de gastos médicos y jurídicos. Si esos gastos superan la cobertura que proporcionan sus pólizas de seguro, tendrá que responsabilizarse por el desembolso restante.

En estas situaciones, una póliza sombrilla (o paraguas) puede ser salvadora. La misma consiste en una póliza suplementaria de responsabilidad personal incorporada a su cobertura de propiedad y de automóvil. La póliza sombrilla protege sus bienes actuales y futuros como salarios, herencias u otras ganancias inesperadas, así como a usted en caso de accidentes en su propiedad o colisiones vehiculares provocadas por usted o sus dependientes.

“Muchas personas desconocen lo que puede ofrecerles la póliza sombrilla”, afirma Charles Valinotti, vicepresidente principal de la aseguradora QBE North America. “No hay que ser rico ni tener gran cantidad de bienes para beneficiarse de una póliza sombrilla, que puede protegerle a usted y a su familia contra diferentes tipos de peligros”.

Cuando la cobertura de responsabilidad de conductor o propietario de vivienda se agota, se aplica la póliza sombrilla para asumir gastos importantes, explica Valinotti. Por ejemplo, si  es responsable por daños equivalentes a $400,000, y su póliza de automóvil paga un máximo de $300,000 en gastos médicos por accidente, la póliza sombrilla podría encargarse de los $100,000 restantes.

La póliza sombrilla es similar a la de propiedad, prosigue Valinotti. En caso de que un invitado tenga que ser hospitalizado después de cenar en su casa a causa de una negligencia suya, y lo demanda por $350,000, si la póliza que ampara su vivienda solo cubre los primeros $300,000 en pérdidas, la póliza sombrilla pagaría los $50,000 restantes.

Hay que destacar que, como la póliza sombrilla es una forma de seguro personal, no lo protegerá contra demandas relacionadas con su negocio. Tampoco dará cobertura a accidentes provocados por actividades de alto riesgo como los conocidos “arrancones” (drag racing) de automóviles y motocicletas.

Generalmente, las pólizas sombrilla proporcionan de $1 a $5 millones de cobertura adicional. Para adquirir una, debe contar con un seguro que establezca una cantidad específica de indemnización máxima. Por tanto, es posible que tenga que incrementar su cobertura de automóvil o vivienda para ser elegible.

En algunos lugares, una póliza que ofrezca cobertura de $1 millón cuesta unos $350. Pero el costo real dependerá del valor de la póliza, su localidad de residencia y otros factores. Su agente de seguros puede ofrecerle una cotización.

“Si consideramos lo que ofrece, el costo es extremadamente razonable. Hable con su agente para determinar si la póliza sombrilla es idónea con respecto a su situación personal”, concluye Valinotti.