(BPT) - Quien afirmó que el viaje en sí es parte de la diversión no emprendió jamás un viaje de verano con niños hambrientos y aburridos en el asiento trasero del automóvil familiar. Mantener ocupados a los niños y llenos sus estómagos es vital para que un viaje de vacaciones por carretera sea divertido para todos. Pero si no quiere que sus hijos se pasen todo el tiempo dentro del coche consumiendo comida chatarra y conectados al dispositivo electrónico favorito, ¿cuáles son sus opciones?

En el 2012, el 79 por ciento de los viajes de placer se llevó a cabo en un vehículo, según datos de la Asociación de Viajes de los Estados Unidos (U.S. Travel Association). El verano es la época tradicional de viajes familiares, pues los estadounidenses visitan a amigos y familiares, y se van de vacaciones al término del curso escolar. Este verano será posible entretener a los niños, hacer que toda la familia participe, y garantizar que todos los que van en el coche sean felices. Lo que necesita es un poco de creatividad, algunas actividades con efectividad demostrada, y alimentos sanos. Los expertos en viajes familiares de  Cracker Barrel le ofrecen algunos consejos:

Entretenimiento sin dispositivos electrónicos

Los niños están conectados casi constantemente a teléfonos inteligentes, consolas de juegos, ordenadores portátiles, tabletas, televisores y reproductoras mp3. Por tanto, cuando viajan, muchas familias tratan de minimizar el tiempo dedicado a los dispositivos electrónicos para tener la mayor oportunidad de conexión mutua y disfrutar los nuevos paisajes y experiencias que compartirán.

Disfrutar de unas vacaciones ‘desconectadas’ es una excelente idea, pero es importante usar ese tiempo libre con inteligencia en formas que entretengan y eduquen a los niños, y atraigan también a los adultos. Los juegos en los que puedan participar todos independientemente de su edad, también contribuyen a que la familia se conecte mientras viaja en el automóvil.

Busque juegos que sean fáciles de llevar en un viaje, con la mínima cantidad de partes en movimiento, y que ofrezcan un poco de nostalgia. Por ejemplo, los padres recuerdan con cariño el Original Wooly-Willy  que jugaron en la niñez, y pueden mostrárselo a sus hijos. El juego consiste en una varilla magnética que mueve polvo de limalla de hierro para dibujar bigotes, pelo y cejas a una cara cubierta de plástico. Por su parte, una versión más pequeña del popular Simon usa linternas y sonidos para poner a prueba la capacidad memorística  de los jugadores.

Los juegos también pueden ser educativos y divertidos. El Wooden Magnetic Hangman Game (juego magnético del ‘ahorcado’) tiene todo el desafío mental del juego de palabras clásico, en un formato portátil con pizarra de borrado en seco, 26 letras magnéticas, y 10 partes magnéticas que componen el cuerpo del ‘ahorcado’, ideales para jugar en el asiento trasero. También puede usar un juego con mapas para que los niños conozcan más sobre los Estados Unidos mientras viajan por nuevos sitios en camino a casa de la abuela, el parque temático, el parque nacional o cualquier otro destino familiar. Estos y otros juegos apropiados para divertirse en el coche están disponibles en las tiendas Cracker Barrel Old Country Stores®.

El placer de escuchar

Un viaje en coche también es una oportunidad magnífica para que todos se pongan al día en sus “lecturas”. Los audiolibros son una forma idónea para que todos– conductor incluido– disfruten juntos de una buena historia. En la actualidad existe una amplia gama de libros populares disponibles en formato de audio, desde los que componen la lista de los más vendidos del diario The New York Times a los de testimonio, autoayuda y títulos infantiles.

Asimismo, un programa de intercambio es una manera económica de escuchar un audiolibro en su viaje por carretera. Cracker Barrel ofrece un servicio mediante el cual los viajeros pueden comprar un audiolibro en una tienda Cracker Barrel, y devolverlo en otro de sus establecimiento en cualquier parte del país. Los clientes recibirán un reembolso completo menos la cuota de intercambio de $3.49 por cada semana de utilización del libro.

El viaje en coche es además la ocasión perfecta para perfeccionar la apreciación de diferentes tipos de música. Por ejemplo, los niños pueden conocer las viejas canciones que sus padres (o hasta los abuelos) escuchaban cuando eran pequeños. También se les puede pedir a los niños que compartan con usted algunos ejemplos de su música favorita.

Refrigerios sobre ruedas

Como los viajeros hambrientos no son felices, los padres conocen el valor de tener meriendas en abundancia en el coche. Evite el consumo de demasiados dulces y alimentos con altos índices de calorías o grasa, pues las comidas pesadas o azucaradas pueden provocar excitación o pereza excesivas.  Por el contrario, lleve golosinas sanas como frutas frescas (llévelas en una nevera portátil),  cacahuetes de Virginia ricos en proteínas, u Okra Chips crocantes de Cracker Barrel, y agua embotellada.

Cuando tengan que hacer una parada para comer, Cracker Barrel cuenta con la atmósfera y la comida familiar que adoran los viajeros. Gracias a sus platos familiares favoritos y nuevas opciones bajas en calorías, los establecimientos Cracker Barrel garantizan que las familias puedan disfrutar de una excelente comida mientras viajan. Y cuando terminen de almorzar o cenar, pasen por Old Country Store para comprar juegos y algunas golosinas dulces como McCraws Flat Taffy o las populares chocolatinas. Visite el sitio Web www.crackerbarrel.com para conocer más detalles y buscar establecimientos existentes en la ruta por la que va a transitar.